Con la contagiosa alegria del Gloria de Vivaldi la joven orquesta MAYO y el Coro Talia inauguraron Las Noches del Turina ante numeroso publico

30 DE JUNIO · 20:30

Media hora antes del concierto, el público hacia cola en la calle Dalia, a la espera de conseguir los mejores sitios en el patio del Centro Músical Joaquín Turina. Unas 300 personas se animaron a asistir al primero de estos conciertos al aire libre en la segunda edición de Las Noches del Turina. Fue también un 30 de junio, pero hace un año, cuando se estrenó el ciclo y su inauguración también  corrió a cargo de la Madrid Youth Orchestra (MAYO), la orquesta joven del Grupo Concertante Talía, que interpretó música de Vivaldi y Beethoven. La música del compositor italiano volvió a sonar este domingo con la interpretación, junto al Coro Talía, de una de sus obras más conocidas, el Gloria. Silvia Sanz, titular de ambas formaciones, dirigió esta velada que en su primera parte estuvo dedicada a música española.

 

UN CONCIERTO PARA DISFRUTAR DE PRINCIPIO A FIN

El concierto se inició con la apasionada música de los grandes compositores españoles del siglo XIX y XX y continuó con la popular obra del músico veneciano: Gloria en re mayor (Rv 589), doce números muy contrastados entre sí que interpretaron las voces del Coro Talía. la obra comienza y termina con la alegría rítmica que requiere el texto. Los distintos solos (arias de soprano y alto y el dúo para dos sopranos) también fueron interpretados por integrantes del coro. Como propina se repitió uno de los números más animados de la obra: “Domine fili unigenite”.

Durante el siglo XVIII la música que se hacía en Venecia era punto de referencia para toda Europa y uno de sus principales representantes fue Antonio Vivaldi (17678-1741). A pesar de la popularidad que tienen hoy en día algunas de sus obras como Las cuatro estaciones, su figura vivió en el olvido durante muchos años y no resurgió hasta mediados del siglo XX.  Compuso más de 700 obras y gran parte de ellas, sobre todo sus óperas, se han perdido.

IL PRETE ROSSO

Vivaldi se ordenó sacerdote aunque nunca llegó a ejercer como tal, al parecer, por una afección de asma que, sin embargo, no le impidió componer, dirigir, ser empresario de ópera y viajar por Europa. Lo que está claro que es su vocación musical era mucho más fuerte que la religiosa. Su condición de cura y el color de su pelo –pelirrojo- dieron lugar a que se le conociera con el sobrenombre de Il prete rosso. Desempeñó un papel muy importante en el desarrollo del concierto para solista y creó conciertos para gran variedad de instrumentos - incluida la mandolina- combinándolos de múltiples maneras. La creación de estas obras estaba muy relacionada con su trabajo. Fue durante muchos años director musical del Ospedale della Pietà, un orfanato de niñas con orquesta y coro. Las jóvenes ofrecían conciertos semanales que atraían al mejor público de Venecia y a muchos visitantes extranjeros. Así pues, los instrumentos solistas de los conciertos de Vivaldi eran los que dominaban sus mejores alumnas. Lo mismo ocurría con sus obras vocales. En las transcripciones de algunas partituras todavía puede leerse el nombre de las jóvenes a las que iban destinados los dúos y arias. El  Gloria fue otra de tantas obras que el compositor veneciano creó para las niñas del Ospedale della Pietà.

MÁS NOCHES DEL TURINA

Al finalizar el concierto, el numeroso público abandonó el recinto llevándose consigo toda la alegría de la música de Vivaldi, tan refrescante en una noche de calor. Muchos preguntaron si habría más conciertos. Los habrá. Las veladas musicales del Centro Musical Joaquín Turina continuarán en los próximos días. El viernes 5 de julio a las 20.30 tendrá lugar una actuación bien diferente, un concierto de rock para niños y mayores que incluye canciones infantiles y de dibujos animados y fragmentos muy conocidos de obras de música clásica interpretadas con ritmo rockero. El sábado 6 de julio el grupo de percusión Marimbau ofrecerá también un programa que divertirá a todos con una increíble mezcla de ritmos de todas partes del mundo.