>

Idioma

Gran Concierto Fin de Temporada de Orquesta Metropolitana y Coro Talía: "Historias y paisajes fantásticos" con música de Elgar, Grieg y Respighi

 

  • Sábado 18 de mayo a las 19:30 en el Auditorio Nacional de Música de Madrid

  • El caballero negro de Elgar, Peer Gynt de Grieg y Pinos de Roma de Respighi bajo la dirección de Silvia Sanz Torre

El siniestro poder de un misterioso caballero de armadura de negra, las aventuras de un joven insensato y ambicioso, los juegos de los niños, el canto de los pájaros o el pesado avance de un ejército… El concierto “Historias y paisajes fantásticos” pone fin a la VIII temporada de abono de Orquesta Metropolitana de Madrid, Coro Talía y su directora titular, Silvia Sanz Torre con un recorrido que nos llevará de los paisajes nórdicos a los mediterráneos gracias a obras como la sinfonía coral El caballero negro de Elgar, Peer Gynt, suite nº 1, de Grieg, y el espectacular poema sinfónico Pinos de Roma de Respighi. La cita es el sábado 18 de mayo a las 19:30 en la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional.  

Las entradas, de 11 a 28 €, según zonas, con descuentos para jóvenes hasta 30 años, ya están a la venta en grupotalia.org y en entradasinaem.es.

  Castillo y cabllero

El caballero negro: una sinfonía coral de intriga y terror

Sorprende que una obra tan atractiva como The Black Knight o El caballero negro (1892) del gran compositor inglés Edward Elgar (1857-1934) no se programe en conciertos. Incluirla en la programación del Grupo Talía, ofrece al público la posibilidad de descubrir una pieza de gran fuerza y belleza tanto en su escritura orquestal como coral. Esta sinfonía cantata relata una historia medieval de misterio y terror y está basada en la balada Der schwarze Ritter, del poeta alemán Ludwig Uhland, traducida al inglés por Henry Wadsworth Longfellow. Fue uno de los primeros éxitos de Edward Elgar, por lo que la obra contribuyó a extender su fama como compositor. Sin embargo, enseguida fue eclipsada por el éxito de las composiciones que la siguieron, especialmente King Olaf, y la consecuencia fue que se convirtiera en una pieza que hasta el día de hoy se interpreta con escasa frecuencia. Elgar definió El caballero negro como una sinfonía para coro y orquesta y la dividió en cuatro escenas o movimientos: "El torneo", "Entrada del caballero negro", "El baile" y "El banquete". La orquesta tiene un gran peso a lo largo de la obra y el coro es el encargado de relatar la acción: En la fiesta de Pentecostés, con la primavera en todo su esplendor, un rey decide celebrar un torneo. Todos los contendientes caen en combate ante su inquebrantable hijo hasta que aparece un enigmático caballero de armadura negra. Tras proclamarse vencedor, pide al rey la mano de su hija. En poco tiempo, su oscuro poder arrebatará al monarca lo que más ama. Cuando el anciano rey contempla a sus hijos muertos en plena juventud, pide cambiarse por ellos y el siniestro caballero, que podría simbolizar a la muerte, pronuncia una frase lapidaria: “Yo soy quien arranca las rosas en primavera”.

 El caballero negro

Peer Gynt, suite nº 1

El 24 de febrero de 1876 el gran escritor noruego Henrik Ibsen estrenaba en Oslo una de sus grandes creaciones, Peer Gynt, una obra teatral de carácter épico y fantástico que narra las aventuras de un joven aldeano tan fantasioso como insensato y ambicioso. El drama contó con la música de otro gran talento del país, Edvard Grieg (1843-1907). El compositor creó una gran obra de música incidental (la música que acompaña una obra de teatro) para recitadores, solistas vocales, coro y orquesta con 23 movimientos. Con el fin de que la música pudiera interpretarse en concierto, Grieg extrajo ocho números que distribuyó en dos suites, mucho más conocidas entre el público que la obra completa, pues en ellas se encuentran algunas de las melodías más reconocibles de la música clásica. La Suite nº 1, se inicia con “La mañana”, increíble descripción de un amanecer; continúa con “La muerte de Ase” (la madre de Peer Gynt), un andante doloroso de gran serenidad; la sugerente “Danza de Anitra”; y, finalmente, con la conocida pieza “En la gruta del rey de la montaña”, en la que el protagonista tiene que escapar de una multitud de trolls enfurecidos tras haber provocado la ira de su rey.

 

Peer Gynt

Pinos de Roma

El concierto finaliza con Pinos de Roma (1924) de Ottorino Respighi (1879-1936), un espectacular poema sinfónico que requiere grandes recursos orquestales en el que el músico evoca los pinos de distintas partes de la ciudad en diferentes momentos del día. El primer movimiento, “Los pinos de Villa Borghese”, representa niños ruidosos que juegan a ser soldados. “Los pinos cerca de una catacumba” es un canto majestuoso en el que los instrumentos graves y el pedal del órgano nos sitúan en el mundo subterráneo y los trombones evocan el canto de los sacerdotes. “Los pinos de Gianicolo” nos llevan a un paisaje nocturno, junto al templo del dios romano Jano, en la colina Janículo. Respighi tuvo la idea de incluir aquí el canto auténtico de un ruiseñor con una grabación, algo que jamás se había hecho. Impresiona el último movimiento, “Los pinos de la Vía Apia”, en el que el músico describió el temblor del suelo bajo las pisadas de la poderosa legión romana al avanzar hacia la Colina del Capitolio al amanecer.

 Via Appia

 

 

©2019 GRUPO CONCERTANTE TALÍA. All Rights Reserved.

Search

Navegando por este sitio acepta el uso de cookies Privacidad