fbpx

Ciclo Batuta

Mucho más que conciertos

El Ciclo Batuta vuelve al Auditorio Nacional con el propósito de reunir a distintas generaciones en torno a la experiencia común de la música en vivo y acercar a todos los públicos a las salas de conciertos. La directora de orquesta Silvia Sanz Torre, al frente de la Orquesta Metropolitana de Madrid, nos enseña a escuchar música con explicaciones y ejemplos al alcance de todos. Son conciertos adaptados a todas las edades, niños, jóvenes y adultos, y para todo tipo de públicos, para los que quieren iniciarse en la música clásica y para los que quieren mejorar su comprensión gracias a una propuesta entretenida y muy completa para aprender a disfrutar de grandes obras y poder sacarle el máximo partido a los conciertos.

Una experiencia completa

Este ciclo está compuesto por dos conciertos matinales en la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional:

  • Los pinceles de la música (sábado, 19 de noviembre de 2022)
  • La orquesta y sus instrumentos (sábado 29 de abril de 2023)

Porque creemos que no todo acaba en el concierto y que el aprendizaje y diálogo en torno a la música debe continuar en casa, ponemos a disposición de todos los asistentes a los conciertos de Batuta distintos materiales pedagógicos para seguir compartiendo momentos de escucha en el entorno familiar.

Con la compra de tus abonos y entradas, recibirás información y material didáctico antes y después de cada concierto, para preparar la escucha y seguir aprendiendo desde casa.

En muchas ocasiones, los compositores parecen manejar pinceles sobre lienzo pues con su música pintan escenas y personajes de todo tipo. Con música se ha descrito todo, desde las gotas de lluvia a las bocinas de los coches. Silvia Sanz lo mostrará con ejemplos musicales de diferentes estilos y épocas, y también con la interpretación de una gran obra: Cuadros de una exposición, en la que el compositor ruso Modest Músorgski nos propone disfrutar, a través de la música, de la exposición dedicada a su gran amigo el arquitecto y pintor Viktor Harttman. Silvia Sanz nos explicará cómo el compositor consiguió pintar con música las escenas y personajes que contempló en algunos de los cuadros y describió hasta el paseo del visitante por  las distintas salas.

El segundo concierto del Ciclo Batuta promete ser una caja de sorpresas. Este concierto nos introduce en el mundo sonoro de la orquesta y en la personalidad y carácter de los instrumentos que la componen. ¿Por qué los compositores prefieren una flauta para imitar el canto de un pájaro o el sonido del fagot para ponerse sarcásticos o describir un personaje tan serio como el abuelo de Pedro y el Lobo? La Orquesta Metropolitana, con las explicaciones de Silvia Sanz, interpretará la Guía de orquesta para jóvenes de Benjamin Britten. Este compositor creó unas Variaciones y fuga sobre un tema de Purcell a través de las cuales presenta primero a la orquesta y sucesivamente a cada una de las secciones que la componen hasta concluir con una sensacional fuga con la participación de todo el conjunto instrumental.  

Entradas para todos los gustos

¡No te despistes! Las entradas vuelan como las semicorcheas en un Allegro Vivace. 

Corría el año 1996 cuando me embarqué en la formación de una orquesta y un coro para interpretar obras clave de la historia. Un momento en el que el mundo de la música y de los conciertos sinfónicos giraba alrededor de unos poco «elegidos» y los niños estaban excluidos de la asistencia a conciertos en grandes salas, cuando se identificaba la música clásica como aburrida simplemente porque no se entendía.

En el año 99 me convertí en madre, y cuando mi peque dejó de ser un bebé y empezó a acompañarme a ensayos y conciertos algo me hizo ver todo de forma diferente. Un día descubrí su cara de emoción, sus ojos fijos en todo lo que sonaba, su capacidad para no perderse ni con un solo parpadeo el funcionamiento y el engranaje de la música, algo que la dejaba completamente hipnotizada. Entendí entonces que el mejor regalo que podía hacerle a ella y a muchos niños y niñas era ayudarles a entrar en nuestro mundo, dar a otras familias, aparte de la mía, la oportunidad de compartir momentos y experiencias inolvidables.

A partir de ese momento enfocamos todos nuestros esfuerzos en crear conciertos con repertorios amenos y adaptados en los que familias enteras pudieran compartir experiencias, aprendieran a escuchar e identificaran planos sonoros, formas musicales y estilos compositivos.

En la actualidad hemos cumplido los sueños de cientos de niños que comenzaron de forma casual y ahora son grandes profesionales, hemos conseguido que distintas generaciones de una misma familia compartan momentos irrepetibles de emociones, que jóvenes se conviertan en grandes apasionados de la música y que padres y abuelos se sientan felices de comprobar que la música es un punto de unión entre todos ellos.

Desde entonces, y ya son casi 25 años, más de 150.000 personas han asistido a nuestros conciertos organizados en el Auditorio Nacional y otras salas de renombre en Madrid, convirtiéndonos en una de las orquestas de referencia en la actualidad. Más de 15.000 alumnos (adultos y niños) han comenzado su inmersión en el mundo de la música a través de un sistema de enseñanza participativo y práctico.

Hoy me siento tremendamente feliz, he podido compartir con mi niña mi gran pasión y sigo haciéndolo en la actualidad dentro y fuera del escenario. Ella hoy es una de las percusionistas que me acompaña en la Orquesta Metropolitana.

Silvia Sanz Torre

Directora Orquesta Metropolitana de Madrid

Momentos para el recuerdo

Experiencias de nuestro público

“Compartir mi sueño”

“Es un sueño poder disfrutar de mi pasión por la música en directo acompañado por mi nieta de 14 años”

(Agustín, abuelo feliz)

“Aprendo escuchando”

“Un concierto también para adultos. He aprendido mil detalles del mundo de la música. Repito seguro”

(Carmen, 67 años)

“¡Cuántos instrumentos!”

“Me ha encantado ver una orquesta tan grande y la directora nos ha explicado muchas cosas chulas”

(Lucas, 9 años)

«He descubierto cómo estudiar»

“Nunca me había fijado cuántas cosas ocultas hay en una obra. Ahora me suena todo diferente. Gracias”. 

(Andrea, 16 años, estudiante de violín)