>

Sábado 4 de noviembre: La Orquesta Metropolitana estrena campanas tubulares en su primer concierto de la temporada, La Música hace Historia

 

Elaboradas artesanalmente por Ricardo Oltra para su utilización en la Obertura 1812 de Chaikovski en el Auditorio Nacional

Este sábado 4 de noviembre la sección de percusión de la Orquesta Metropolitana de Madrid estrenará unas campanas tubulares fabricadas artesanalmente. Sonarán en el brillante final de la Obertura 1812 de Chaikovski, la obra que pondrá fin al concierto La Música hace Historia, con el que la orquesta, el Coro Talía y su directora titular Silvia Sanz Torre abren su VII temporada en el Auditorio Nacional de Música. Su creador ha sido Ricardo Oltra Nogueras, un ingeniero jubilado con muchas ganas de investigar, aprender y emprender nuevos retos y, además, asiduo espectador de los conciertos del Grupo Talía en el Auditorio Nacional de Música. 

Campanólogo

 

Estas campanas tubulares se han fabricado en Pedrezuela, un bonito pueblo de la sierra madrileña ubicado aproximadamente en el km 40 de la N I. Cerca de allí viven Ricardo Oltra y su mujer, Françoise Bouffard, responsable de Recursos Humanos en el Grupo Talía y contralto del coro desde hace muchos años. El propio Ricardo nos cuenta cómo, por primera vez, se plantea el reto de construir un instrumento musical:

  • Después de un concierto de la orquesta en el que se usaron campanas tubulares, Françoise me indicó lo que había costado su alquiler y la cantidad me pareció exagerada. Empezamos a consultar información y nos pareció que su fabricación era relativamente fácil.

Ricardo Oltra ha trabajado como ingeniero de proyectos electromecánicos, principalmente en el ámbito ferroviario y, aunque ya está jubilado, se mantiene muy activo: 

  • Así es, jubilado y ello no me ha impedido regalar a un gran amigo un proyecto para la fabricación de equipos de alta tensión en casetas transformadoras. A ello él me ha correspondido permitiéndome fabricar en sus instalaciones estas campanas tubulares.

Pero ¿cómo una persona que nunca ha construido un instrumento musical se lanza a una aventura como esta? ¿Cómo se ha documentado para ponerse manos a la obra?

  • Tomando medidas y haciendo fotografías de campanas que se utilizaron en un concierto de la orquesta y con el estudio de “Acústica aplicada a las campanas tubulares” disponible en la red. Hoy en día todo está en internet y con un poco de “copia y pega” se puede lograr un diseño suficiente (aunque resulte algo casero) y económicamente factible.

 ¿Cómo ha sido el proceso de fabricación y la selección de materiales?

  • La economía era importante en su desarrollo. Lo ideal hubiera sido con tubos de latón pulido (carísimo), el acero inoxidable, también pulido, pero el sonido me parecía más opaco. Finalmente opté por los tubos de acero cincado electrolíticamente, sin tapón en su extremo superior. El soporte portador es una estructura de acero, soldado y pintado, desmontable para facilitar su transporte y almacenaje, con ruedas bloqueables para su movimiento y ubicación.

 ¿Cuáles han sido las principales dificultades?

  • La afinación de la nota es la parte más compleja. Ha requerido realizar cortes en el extremo inferior de los tubos de 5 en 5 milímetros hasta conseguir la nota adecuada. Pero si te pasas, adiós tubo.

 El instrumento pesa unos 40 kg con todos los tubos que componen su octava y media ¿Cuánto tiempo ha llevado la construcción de las campanas?

  • Aproximadamente 6 meses, entre concebir la idea, acumular información, buscar materiales, realizar los planos, controlar su fabricación y ajustar su sonido. Todo ello a ratos perdidos y/o buscados.

El percusionista de la Orquesta Metropolitana Jesús Luna ya ha tenido oportunidad de probar las campanas  en el ensayo del pasado domingo 29 de octubre. En pocos días, el próximo sábado, lucirán en la preciosa Sala Sinfónica del Auditorio Nacional. Ricardo escuchará el concierto, como siempre, desde su butaca del primer anfiteatro y seguramente se sentirá más cerca que nunca del escenario. Contemplará en la distancia el instrumento musical en el que ha trabajado durante seis meses y esperará con emoción el momento en que sus campanas se sumen al sonido orquestal en el espectacular final de la Obertura 1812 de Chaikovski. 

Probando el nuevo campanólogo

©2017 GRUPO CONCERTANTE TALÍA. All Rights Reserved.

Search

Navegando por este sitio acepta el uso de cookies Privacidad